Tel: 913 14 80 14 - fcarroceria@yahoo.es

Efectos del sol y del calor en la pintura del coche

Efectos del sol y del calor en la pintura del coche

Uno de los motivos para acudir a nuestro taller de chapa y pintura en Plaza de Castilla de Madrid es solucionar el efecto de la luz del sol y el calor en los vehículos. Ya hemos mencionado en otras entradas de nuestro blog que el sol es un enemigo de la pintura, sobre todo la más oscura, y que en general la intemperie durante muchas horas es una mala idea.

Cuando llega el verano, el problema empeora. Todos queremos aparcar el coche a la sombra y la intensidad de los rayos para los desafortunados que no lo logran es mayor que en invierno.

Para el conductor y el resto de ocupantes, los efectos más inmediatos son las molestias al entrar, la imposibilidad de coger el volante de forma segura y el calor que nos adormecerá al comienzo del viaje. Para lo que nos afecta en un taller de chapa y pintura en Plaza de Castilla de Madrid también es grave el efecto sobre el color: los rojos pierden el brillo, siendo los blancos y los más claros los que salen mejor parados.

Al cambiar el color a los vehículos muchos usuarios piensan primero en tonos oscuros, para tapar mejor la capa anterior. Es una buena idea, pero merece la pena planteárselo si vamos a tener el vehículo mucho tiempo al sol. Los colores oscuros absorben más el calor, pudiendo aumentar la temperatura hasta en 20 grados centígrados, llegando a provocar quemaduras en la piel al contacto con la chapa.

En Ferriauto Carrocería tenemos en cuenta todos los detalles y dejamos la chapa y la pintura de tu coche como nueva, por estética y por seguridad.